TRANSGÉNICOS EN LA ENCÍCLICA PAPAL (Serie sobre el Laudato Si - Entrega No. 2) Imprimir
Lunes 22 de Junio de 2015 10:53

Este 18 de junio, el Papa Francisco dio a conocer la Encíclica "Laudato Si", conocida también como la Encíclica Verde. Entre muchos otros temas, la Encíclica trata el tema de los organismos genéticamente modificados, especialmente de los cultivos transgénicos, cuya lectura refuerza el mandato de la Constitución ecuatoriana que declara al Ecuador país "libre de cultivos y semillas transgénicas".

Si bien la Encíclica Papal no adopta una posición determinante en relación a los peligros intrínsecos de los cultivos transgénicos (ya ampliamente confirmados), sí cuestiona la velocidad con la que se desarrolla esta tecnología, que no se compara con los cambios genéticos que ocurren en la naturaleza.

Además, aporta con conceptos críticos sobre la necesidad de que se dé una discusión amplia, sincera y abierta en la materia, entre todos los afectados de manera directa o indirecta.

Como argentino, el Papa Francisco conoce los impactos de estos cultivos sobre miles de pueblos fumigados que están rodeados de monocultivos de soya transgénica, de los trabajadores rurales que han sido desplazados por la hiper-mecanización del campo, donde el manejo de malezas se hace desde aeronaves que lo bañan todo con herbicidas, afectando de igual manera a seres humanos, al suelo, al agua, a las aves, creando un tipo de paisajes devastados por los plaguicidas, como los descritos por la investigadora Rachel Carson en el libro Primavera Silenciosa: grandes extensiones donde no se escucha el canto de las aves ni el zumbido de los insectos, porque estos ya no están.

La Encíclica destaca también el papel de la expansión de los cultivos transgénicos -que requieren unidades productivas inmensas para que sean rentables-, en procesos de concentración de la tierras.

Añade además que los cultivos transgénicos benefician a los grandes oligopolios que controlan el comercio global de granos: no más de 4 empresas, siendo la principal Cargill. Y si se amplía el concepto al monopolio de las semillas, se incluiría también a la empresa Monsanto.

Recibimos con beneplácito la Encíclica "Laudato Si", y reafirmamos la necesidad de que nuestro país permanezca “libre de transgénicos”.

ACCIÓN ECOLÓGICA

-----------------------------------------------

SERIE SOBRE LA ENCÍCLICA PAPAL AQUI