DEUDA ECO: ¿QUÉ PROPONE LA CAMPAÑA? Imprimir
Viernes 31 de Diciembre de 1999 19:00

¿QUÉ PROPONE LA CAMPAÑA?

Amigos de la Tierra Internacional considera que es evidente que el actual modelo de desarrollo económico nos está llevando al colapso mundial. Pero aún este colapso es desigual. Los impactos ecológicos y sociales y la consecuente pérdida de soberanía y el aumento del empobrecimiento en los países del Tercer Mundo es mayor. América Latina debe tener un papel activo y de contagio en esta lucha global.

Los objetivos de la Campaña son:

  • ESTABLECER la RESPONSABILIDAD y OBLIGACIÓN que tienen los países industrializados del norte de reparar y detener los daños causados a la biósfera y a los países del Tercer Mundo por la Deuda Ecológica pues está poniendo en peligro al conjunto del planeta.
  • EVIDENCIAR la ILEGITIMIDAD de la deuda externa como un medio de saqueo que incrementa la deuda ecológica.
  • PROTEGER nuestro patrimonio cultural y natural y fortalecer su diversidad, para las presentes y futuras generaciones.
  • RECONOCER que la Deuda Ecológica es histórica.
  • EXIGIR A LOS PAÍSES DEL NORTE:
    • La repatriación del patrimonio cultural (la memoria histórica
      saqueada) y natural: material genético y biológico.
    • La restauración de las áreas afectadas en los países del Sur, por la extracción de bienes naturales y monocultivos de exportación, para que las comunidades locales y nacionales recuperen su capacidad de sustentación.
    • La reducción de las emisiones de carbono y eliminación total de los productos que generan la erosión de la capa de ozono.
    • La eliminación de todas las armas, productos y substancias tóxicas que atentan contra la vida del planeta.
  • LLAMAR a los pueblos y gobiernos del Tercer Mundo y a los pueblos organizados y organizaciones solidarias del Norte a:
  • Movilizarse en defensa de la vida y desobedecer todas las políticas que tomen los organismos internacionales, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Organización Mundial de Comercio, al ALCA, y a todos los programas económicos que atenten contra el equilibrio ecológico y la supervivencia humana.
  • Decir NO a los programas y créditos que promuevan la extracción de bienes naturales, los monocultivos a costa de la destrucción social y ambiental.
  • PARAR el flujo externo de materias primas, alimentos y flujos financieros, en el intercambio ecológicamente desigual, por una economía autocentrada y autónoma que priorice las necesidades de la población nacional en armonía con el medio ambiente.
  • EVIDENCIAR las desigualdades del modelo, y promover la resistencia a la imposición de una monocultura que se basa en el dinero y el mercado en contra de la diversidad cultural, del bienestar de las comunidades y de la sustentabilidad ambiental.
  • PROTEGER Y FOMENTAR las comunidades ecológicamente sustentables. Reconocer a los campesinos y a comunidades indígenas por la preservación de la diversidad agrícola y silvestre.

Y CONSTRUIR UN CAMINO HACIA SOCIEDADES SUSTENTABLES EN NUESTROS PAÍSES

  • Creando y fortaleciendo espacios democráticos para poner límites a este modelo. Dictar políticas para proteger la vida y proteger el planeta.
  • Cerrando la llave del flujo injusto de energía, bienes naturales, alimentos, mano de obra barata y recursos financieros desde el Sur al Norte. Priorizar la soberanía alimentaria, energética y económica. Pedir la cancelación de la deuda externa ilegítima.
  • Volviendo los ojos hacia adentro. Replanteándonos nuestro propio desarrollo a nivel local, nacional, regional. Un desarrollo justo, solidario y para todos. Armónico con la naturaleza. Un desarrollo en que lo más importante sea al respeto a la vida plena en todas sus manifestaciones.
  • Esto requiere una gran convicción, develar los mitos del actual modelo de desarrollo y resistirse a ellos. Creer en las alternativas. Muchas de ellas ya existen y están amenazadas. Otras, hay que irlas construyendo.
  • Un cambio en las relaciones económicas internacionales presentando el argumento de la deuda ecológica frente a la exigencia del pago de la deuda externa.