Con oposición y contradicciones terminó la promoción de la Ronda Sur Oriente Imprimir
Martes 02 de Abril de 2013 10:35

El pasado 25 de marzo terminó en Beijing la fase de promoción de la Ronda Sur Oriente del Ecuador. Bogotá, Houston, París, Singapur y Beijing fueron las ciudades elegidas para la presentación de esta nueva ronda petrolera de licitaciones.  En total se afectan 2 millones 600 mil hectáreas, divididas en 13 bloques petroleros de 200.000 hectáreas cada uno, que afectan territorios de los pueblos Kichwa, Waorani, Shuar, Achuar, Shiwiar, Andoas y Sápara.

Así por ejemplo: el Bloque 22  afectaría el territorio Waorani/Kichwa; el Bloque 29 el territorio Kichwa; los bloques 70, 71, 72, 73, 77 los  territrotio Shuar – Achuar; el Bloque 79 el territorio Kichwa y Sápara; el Bloque 80 los territorios Kichwa, Andoas, Sápara y Shiwiar; el Bloque 81 el territorio Andoas, Achuar, Kichwa y Shiwiar; los Bloques 83, 84, 87 el territorio de los pueblos Kichwa y Sápara.

Hay campos ya identificados y son el  Curaray, Balsaura, Conambo, Bobonaza, Shionayacu, Mazaramu, Guayusa. Del resto se sabe poco, pero se estima que si hay crudo, será crudo pesado o extra-pesado. En Perú las formaciones descubiertas son crudo entre pesado y extra-pesado. Es importante comprender que el crudo pesado requiere de tecnología especial, ingentes cantidades de agua que provocarían más contaminación que aquella que se ha visto en el norte de nuestra amazonía.

El gobierno maneja un escenario pesimista de 370 MMBLS (miles de millones de barriles), uno intermedio de 800 MMBLS, y uno optimista de 1.590 MMBLS. Esta perspectiva es,  sin embargo, pura especulación, pues ya hubo en el pasado campañas de exploración que dieron resultados negativos.

La intención de explotar toda la Amazonía Sur debe ser vista desde la necesidad de tomar control de territorios, donde además hay concesiones mineras y varios proyectos hidroeléctricos. Se habla de una inversión de  115 millones de dólares en obras sociales repartidos entre los pueblos como compensación e indemnización.  A esto debe añadirse la corrupción promovida con o sin intención como mecanismo de lograr adhesiones locales.

Se comprende que organizaciones locales y regionales así como comunidades estén molestas. No ha habido consulta. Se presentan como "consulta" una serie de visitas, reuniones y encuentros a los que acudió la gente sin conocimiento, según afirman las organizaciones.

La sola oferta de inversiones ya ha generado conflictos inter–comunitarios, como es el caso del pueblo Sápara.

Cabe aclarar que las organizaciones del centro-sur de la Amazonía han manifestado públicamente su rechazo rotundo al ingreso de empresas petroleras a sus territorios. Resistencia que fue visible en Houston y en París, mientras se promocionaba la ronda.

En la convocatoria y la presentación realizada en los eventos de promoción, no se mencionó la iniciativa de no explotación del crudo en el Yasuní. La Ronda Sur Oriente actúa como efecto distractor de la inminente explotación del Yasuní, y no por ello significa que debamos bajar la guardia, pues está claro que Ecuador se inscribió sumiso a la nueva división del trabajo, que nos sitúa como aportantes de  materia prima, con la que Europa y Estados Unidos pretenden resolver su crisis y China consolidar su crecimiento.