EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO CON LA UNIÓN EUROPEA AUMENTARÁ LA DEPENDENCIA TECNOLÓGICA Imprimir
Miércoles 09 de Noviembre de 2016 22:45

Aunque el Ecuador exporta a la Unión Europea volúmenes importantes de commodities agrícolas producidos por los grupos de poder que dominan la economía de nuestro país como son los del banano, flores, camarón, pesca industrial y brócoli; también se importa una serie de insumos agrícolas y ganaderos de los que depende nuestra producción rural, incluyendo aquella que después se exporta a la Unión Europea.

Aunque se propone pasar de una economía primario-exportadora a una economía basada en el conocimiento, nuestro país es muy dependiente de gran parte de los insumos y maquinarias necesarias para la agroindustria y la producción rural.

Los principales insumos agrícolas que se importan de la Unión Europea incluyen semillas (vegetal y animal), agroquímicos y maquinaria. En el caso de las semillas, el Ecuador tiene una gran dependencia en la compra de semillas de flores y hortalizas. Entre los años 2000-2013 se importaron de Holanda, 11.330 toneladas métricas de material reproductivo destinado sobre todo a la producción de flores, que son luego exportadas a ese país, a lo que se suman semillas de varios tipos de flores que se reproducen por semillas. El sector florícola en Holanda es muy importante puesto que este pequeño país europeo controla el mercado mundial de flores. Además importamos grandes cantidades de semillas hortícolas.

Con la firma del TLC con la Unión Europea esta dependencia se profundizará puesto que se liberalizarán (no pagarán aranceles) la mayoría de estos insumos, y entrarían a competir en iguales condiciones con cualquier esfuerzo nacional de producción (Ver tabla adjunta sobre las IMPORTACIONES EUROPEAS DE INSUMOS AGRÍCOLAS).

Es claro con esto que no tenemos una agricultura independiente, porque si bien los productos agrícolas utilizan tierra, agua y mano de obra nacional, se importan semillas, maquinaria agrícola, agrotóxicos y fertilizantes del exterior, incluyendo los países de la Unión Europea.

La pregunta que surge es si es necesaria esta forma de producción, y la respuesta es NO. Como tampoco es necesario un TLC con Europa para asegurar nuestra soberanía alimentaria. Una agricultura basada en insumos propios (semillas producidas localmente, maquinaria liviana y uso de tracción animal, abonos procedentes de la unidad productiva, etc.) y dirigida a la soberanía alimentaria, nos haría depender mucho menos de estas importaciones.

ACCIÓN ECOLÓGICA

Quito, 10 de noviembre de 2016

Más información:
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla