El TLC CON LA UNIÓN EUROPEA PODRÍA AFECTAR A MÁS DE 600.000 PRODUCTORES DE LECHE Y QUESO PDF Imprimir Correo electrónico
Viernes 11 de Noviembre de 2016 11:59

En la Sierra ecuatoriana, la leche y sus derivados son los únicos productos tradicionales que genera un ingreso más o menos seguro a las poblaciones rurales y que generan trabajo rural. Entre 600.000 y 900.000 personas dependen de esta actividad en el país.  El TLC con la Unión Europea va a afectar a este importante sector.

La Unión Europea es el mayor exportador de productos lácteos a nivel mundial, por lo que el sector lácteo es de gran interés en las negociaciones comerciales de la Unión Europea.

El Ecuador heredó la negociación que hizo Colombia en el tema de lácteos, la misma que, de acuerdo a algunos críticos, fue una negociación muy “desbalanceada”, pues perjudica a los productores lecheros del país: se benefició al sector automotriz con mayores plazos de desgravación, en detrimento de la cadena láctea.

El Ecuador abrirá tres contingentes arancelarios libres de impuestos que representan un total de 1.500 toneladas de productos lácteos, lo que significa tres veces más que las ofertas hechas por el Ecuador anteriormente, y estos crecerán en un 5% / año, por tiempo indefinido.

Los productos lácteos liberalizados son: leche en polvo, leche y nata concentrada, con azúcar u otros edulcorantes, suero de mantequilla, leche cuajada, lactosuero, leche evaporada y condensada, yogurt y pastas lácteas para untar.

Además de estos contingentes arancelarios, la Unión Europea consiguió la liberalización arancelaria total en líneas clave de quesos (rallado, fundido, de pasta azul y otros veteados, maduros y semimaduros) con un contingente arancelario inicial y un crecimiento anual del 5% anual, durante un período de transición de 17 años. 

A esto se deben sumar las normas sanitarias y de “buenas prácticas de manufactura” que se están imponiendo al sector lácteo ecuatoriano, como una preparación para el TLC con la Unión Europea, puesto que para la Unión Europea, las negociaciones sobre medidas sanitarias y fitosanitarias son una parte importante de sus intereses ofensivos, e impone a los países con los que negocia acuerdos comerciales, normas y principios que van más allá de lo que exige la OMC.

ACCIÓN ECOLÓGICA

 

Quito, 11 de noviembre de 2016

Más información:
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

El TLC CON LA UNIÓN EUROPEA PODRÍA AFECTAR A MÁS DE 600.000 PRODUCTORES DE LECHE Y QUESO

En la Sierra ecuatoriana, la leche y sus derivados son los únicos productos tradicionales que genera un ingreso más o menos seguro a las poblaciones rurales y que generan trabajo rural. Entre 600.000 y 900.000 personas dependen de esta actividad en el país.  El TLC con la Unión Europea va a afectar a este importante sector.

La Unión Europea es el mayor exportador de productos lácteos a nivel mundial, por lo que el sector lácteo es de gran interés en las negociaciones comerciales de la Unión Europea.
 
El Ecuador heredó la negociación que hizo Colombia en el tema de lácteos, la misma que, de acuerdo a algunos críticos, fue una negociación muy “desbalanceada”, pues perjudica a los productores lecheros del país: se benefició al sector automotriz con mayores plazos de desgravación, en detrimento de la cadena láctea.

El Ecuador abrirá tres contingentes arancelarios libres de impuestos que representan un total de 1.500 toneladas de productos lácteos, lo que significa tres veces más que las ofertas hechas por el Ecuador anteriormente, y estos crecerán en un 5% / año, por tiempo indefinido.

Los productos lácteos liberalizados son: leche en polvo, leche y nata concentrada, con azúcar u otros edulcorantes, suero de mantequilla, leche cuajada, lactosuero, leche evaporada y condensada, yogurt y pastas lácteas para untar.

Además de estos contingentes arancelarios, la Unión Europea consiguió la liberalización arancelaria total en líneas clave de quesos (rallado, fundido, de pasta azul y otros veteados, maduros y semimaduros) con un contingente arancelario inicial y un crecimiento anual del 5% anual, durante un período de transición de 17 años. 
 
A esto se deben sumar las normas sanitarias y de “buenas prácticas de manufactura” que se están imponiendo al sector lácteo ecuatoriano, como una preparación para el TLC con la Unión Europea, puesto que para la Unión Europea, las negociaciones sobre medidas sanitarias y fitosanitarias son una parte importante de sus intereses ofensivos, e impone a los países con los que negocia acuerdos comerciales, normas y principios que van más allá de lo que exige la OMC.

ACCIÓN ECOLÓGICA

Quito, 11 de noviembre de 2016

Más información:
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla