Xi Jinping en Ecuador Entrega 1: China se extiende al mundo rural global Imprimir
Martes 15 de Noviembre de 2016 11:56

En los últimos años, China ha tenido un crecimiento vertiginoso en su economía, lo que la ha convertido en el principal productor y exportador de manufacturas a nivel mundial. La asimilación de la "mejor" tecnología occidental y una fuerte inversión en innovación propia, pero sobre todo el "bajo" costo de producción ha impulsado la instalación de infinidad de compañías europeas y estadounidenses en territorio chino.

Otro indicador del crecimiento chino dice que, al momento, tres de las cinco empresas transnacionales más grandes del mundo son chinas: State Grid de generación eléctrica, junto con China National Petroleum y Sinopec Group, ambas petroleras.

A nadie le queda duda del nuevo rol que China está jugando en la nueva geopolítica global, pero pocos conocen que este poderío se está extendido al sector rural global; varias empresas chinas han comprado en los últimos años a grandes corporaciones del agronegocio.

Uno avance significativo de China hacia el mundo agropecuario es la eminente compra de la empresa estatal china ChemChina a Syngenta, la mayor productora de herbicidas del mundo. Con esto, el conglomerado ChemChina/Syngenta controlaría el 25,8% del mercado mundial de agroquímicos y 7,9% del mercado mundial de semillas.

Al momento Syngenta opera en Ecuador desde sus oficinas en Bogotá, y su principal interés son los grandes monocultivos bananeros que requieren de elevados volúmenes de plaguicidas para controlar las enfermedades que proliferan, principalmente la sygatoka negra causada por un hongo que ataca las hojas. Para su control, una plantación típica de banano puede ser fumigada entre 38 y 50 veces.

En las plantaciones bananeras del Ecuador, el agroquímico más usado es el Benomyl pero, debido al desarrollo de resistencia a este veneno, se usa como alternativa el Bankit de Syngenta. Estos y otros fungicidas de Syngenta registrados para el control de la sigatoka negra del banano causan graves daños a la salud y al medio ambiente, por ejemplo:

• Alto, perteneciente al grupo de los triazoles y puede inducir malformaciones genéticas in vitro
• Bravo, Daconil (Clorotalonil), el mismo que, de acuerdo a información de Syngenta, es tóxico por inhalación y nocivo por ingestión
• Sico/Tunic (Difenoconazole), que puede producir daños serios a los ojos
• Spyrale (una mezcla entre Fenpropidin + Difenoconazole), un fungicida nocivo por inhalación y por ingestión, y muy tóxico para los organismos acuáticos
• Tilt 250 Ec / Pamona 250 (Propiconazol), nocivo por ingestión.

Para el control de malezas que surgen en las plantaciones de banano en Ecuador, Syngenta ha registrado también al conocido herbicida glifosato con el nombre comercial de Touchdown y a su herbicida estrella el Gramaxone o Paraquat. Además, la empresa vende una gran cantidad de plaguicidas para la floricultura.

Hasta el 2000, Monsanto poseía la patente sobre el principio activo del glifosato. Al caducar la misma varias empresas empezaron a desarrollar el producto genérico a menor costo. Así, China se ha convertido en el mayor productor y exportador de glifosato a nivel mundial. Las empresas chinas representan más del 40% de la producción de glifosato y sus exportaciones el 35% del total mundial, con ventas conjuntas de más de 2500 millones de dólares en el 2013.

Debemos recordar también que Smithfield, la más grande productora de chanchos del mundo, originalmente de origen estadounidense, fue comprada por Shuanghui Group de la China, lo que convierte a la China en el mayor productor de cerdos del mundo. Smithfield Company llegó a México huyendo de los problemas judiciales que enfrentaba en Estados Unidos. Fue en las Granjas Carroll, propiedad de Smithfield, en la localidad de La Gloria en el Valle de Perote – Veracruz en México, donde brotó la gripe porcina. Este virus causó una pandemia mundial en los años 2009-2010. Este es uno de los pasivos ambientales que acarrea consigo Shuanghui Group de la China. La expansión de las Granjas Carroll ha generado protestas de comunidades que están en el área de influencia de las plantas porcícolas, por su efecto destructivo en el medio ambiente y en la vida de la población. Algunos de los protestantes han sido criminalizados.

Finamente, se conoce que China estaría además comprando o alquilando millones de hectáreas en el mundo para la producción de soya, maíz, trigo, agrocombustibles, etc. Muchas de estas inversiones ocurren en África, sin embargo estas se extienden sobre otras regiones como el sudeste de Asia o Australia. América Latina también está en la lista, aunque el interés en nuestro continente es ante todo la importación directa de productos agrícolas.

Debemos estar alertas para conocer mejor las relaciones sino-ecuatorianas en materia agroindustrial y estar preparados para la resistencia.

ACCIÓN ECOLÓGICA
Quito, 14 de noviembre de 2016
MÁS INFORMACIÓN:
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla