Por la vida, por los pueblos y por la naturaleza Imprimir
Viernes 28 de Octubre de 2016 19:17

(Ver la versión original)

Acción Ecológica cumple 30 años de lucha por la defensa de la naturaleza y de los pueblos que la habitan y la defienden.
Durante este tiempo, Acción Ecológica ha participado junto a otras organizaciones sociales, en numerosos procesos como la denuncia de la contaminación petrolera que dejó TEXACO y sus letales consecuencias para la naturaleza y los habitantes de la Amazonía. Lideró además el estudio de los efectos negativos de las fumigaciones aéreas con glifosato ordenadas por los gobiernos colombianos en la frontera norte de la provincia de Sucumbíos, el mismo que sirvió de base para el juicio planteado por el Ecuador contra Colombia en la Corte Internacional de la Haya.
Fue gestora de la alerta sobre los peligros de los transgénicos en la alimentación de las personas y las posibles consecuencias nefastas para los pequeños y medianos agricultores. También ha apoyado los procesos de lucha y resistencia de los pueblos en los que se está desarrollando la minería a gran escala, con el beneplácito total del gobierno de Correa que ha ordenado la represión total de quienes se han opuesto.

Esta organización fue la primera en pedir que se reconozcan los derechos de la naturaleza, propuesta que luego fue adoptada en la Constitución de Montecristi. Propuso en el año 2005 que no se explotara el crudo en el ITT del Yasuní, a cambio de una compensación internacional, por ser la región con mayor biodiversidad del planeta y el hogar de pueblos en aislamiento voluntario.
Con imaginación y compromiso, los activistas de Acción Ecológica han dedicado su vida a la defensa de los derechos de la naturaleza y de los pueblos. Abrazando valores como la honestidad, el cuidado de todas las formas de vida y la convicción para enfrentarse a quienes depredan la naturaleza y los derechos de los pueblos, constituyen un ejemplo para la sociedad.
Al cumplir 30 años de lucha inquebrantable, en una muestra de humildad ética, en lugar de difundir sus logros a lo largo de su amplia trayectoria, Acción Ecológica optó por realizar un reconocimiento a los pueblos, organizaciones y personas que durante estos años han demostrado su compromiso en la lucha por la defensa de los derechos humanos y de la naturaleza en el Ecuador. Todo un ejemplo en una época en que la vanidad y autoelogio desde el poder están a la orden del día.