El Movimiento Revolucionario de los Trabajadores (MRT), en defensa de los pueblos amazónicos y de Acción Ecológica Imprimir
Jueves 22 de Diciembre de 2016 13:39


Los hechos acaecidos días atrás en la provincia de Morona Santiago y la inminente disolución y extinción de Acción Ecológica, no son otra cosa que la expresión “desesperada” del gobierno nacional de esconder la profunda crisis por la que atraviesa la economía ecuatoriana, y de saldar sus compromisos con las inversiones mineras.

La soberanía no radica más en el pueblo como reza el principio liberal, sino en los intereses geopolíticos del imperialismo Chino, como proponen las prácticas del “post-neoliberalismo” en este país. Su estrategia es totalmente visible: llamar a la paz en un país donde se violan los derechos de la naturaleza, los derechos de los pueblos y nacionalidades y el derecho de libre asociación.

Nunca antes ha funcionado de manera tan sincroniza las tres funciones del Estado; en tres días   la “justicia” dicta prisión preventiva a los primeros cinco judicializados por tentativa de asesinato al oponerse a la minería en los territorios ancestrales de la parroquia Juan Bosco; el “ejecutivo” envía como proyecto económico urgente la Ley de Plusvalía que incluye un reforma tributaria para ampliar el plazo del pago de impuestos a la ganancia adicional en el caso de los contratos de explotación minera a dos años; y la “asamblea” Nacional se reúne para debatir su “pertinencia”.

Todo esto sucede al mismo tiempo que se declara estado de excepción en la provincia de Morona Santiago para precautelar la integridad de la población, pero no se dice nada de los desplazamientos y de la violencia con la que la fuerza pública expulso a los pobladores para entregar esas tierras a la construcción del campamento minero.

Ahora, quieren llamar al diálogo y utilizan la fuerza, nombran a quienes defiende su territorio “grupos armados irregulares”, y a quienes se solidarizan con esta lucha son clasificados como incitadores a la violencia, quienes discrepan son perseguidos, llaman a la paz haciendo la guerra.        

El Movimiento Revolucionario del Trabajadores, denuncia que la alianza entre el capital chino y la política económica sacrifican a los pueblos y organizaciones sociales que resisten a la minería, de tal forma, nos solidarizamos y acompañamos la lucha de los hermanos de la comunidad Nankints y la resistencia de los compañeros y compañeras de Acción Ecológica.

 

Comité Central

MRT