Carta de solidaridad del Movimiento Mundial Por La Salud de los Pueblos PDF Imprimir Correo electrónico
Viernes 23 de Diciembre de 2016 11:49

LA COORDINACIÓN COLECTIVA DEL MOVIMIENTO MUNDIAL POR LA SALUD DE LOS PUEBLOS, REGION LATINOAMERICA (MSP-LA) EN SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO SHUAR Y ACCIÓN ECOLÓGICA DE ECUADOR MANIFIESTA QUE:

El Gobierno Ecuatoriano ha impulsado la minería a gran escala en el país, actividad extractivista que perjudica a los pueblos y beneficia a los grandes grupos económicos nacionales y transnacionales. La minería y el extractivismo, en general, no respetan los derechos colectivos de los pueblos indígenas, entre ellos, la consulta previa, libre, informada sobre actividades que puedan afectar su territorio y su cultura.

Desde el año 2006, hemos sido testigos de los impactos psicosociales provocados por la empresa minera Ecuacorriente, del consorcio chino CRCC-Tongguan, sobre la nación Shuar y la población campesina de la Cordillera del Cóndor, en la región amazónica. Varios informes entregados a instancias nacionales e internacionales dan cuenta de la violencia desatada por los proyectos mineros de Ecuacorriente y de otras empresas de capitales suecos y canadienses. Tres dirigentes shuar que se oponían a la minería han sido asesinados desde el año 2009: Bosco Wisum, Freddy Taish y José Tendetza, asesinatos que permanecen en la impunidad.

A más de eso, se han producido desalojos mediante el empleo de personal policial y militar, procesos de ventas forzosas y expropiaciones, afectaciones a la salud física y mental de las familias de la zona, y especialmente de niñas y niños frente a las agresiones constantes, los atropellos y acoso continuo hacia mujeres expuestas y violentadas por los trabajadores mineros en la Cordillera del Cóndor.

En los últimos meses, la tensión ha subido, a causa de la decisión del Gobierno de desalojar a varias comunidades shuar de territorios ancestrales concesionados a una subsidiaria de CRCC-Tongguan, mediante el uso de miles de efectivos policiales y militares. Esto trajo como consecuencia la lamentable muerte de un policía en un enfrentamiento. La declaratoria el 17 de diciembre del Estado de Excepción en el territorio, que implica la suspensión de varios derechos constitucionales como el derecho a la comunicación, a la reunión, a la inviolabilidad de domicilio, avivó más aún las tensiones. Desde entonces, existe un clima de terror impuesto con fuerzas policiales y militares: el allanamiento de comunidades y viviendas, la huida de familias mujeres y niños, y el arresto arbitrario de dirigentes indígenas y campesinos. Producto del allanamiento al local de la Federación Interprovincial de Centros Shuar (FICSH) fue detenido su presidente, Agustín Wachapá.

Hoy se realizan incursiones diarias con allanamientos en todas las viviendas y poblados shuar, causando destrozos, agrediendo personas y sembrando el terror entre mujeres, ancianos y niños. Producto del allanamiento al local de la FEDERACIÓN INTERPROVINCIAL DE LOS CENTROS SHUAR (FICSH) fue detenido su presidente, AGUSTÍN WACHAPÁ.

En el marco de incursiones militares en la Amazonía Ecuatoriana, el pueblo Sarayaku detuvo en su territorio a quince militares en forma pacífica pero en clara resistencia a la invasión y despojo de sus territorios.

La resistencia a la explotación y vulneración de derechos que trae consigo ese modelo de desarrollo se fundamenta en la solidaridad Urbana con esas luchas.   Acción Ecológica- integrante de la Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH)- ha sido parte fundamental de la generación de esa solidaridad y de la protección de los derechos de la naturaleza, así como ha cumplido un papel importante en la denuncia de la vulneración de derechos de los pueblos.

Por ello Acción Ecológica enfrenta ahora un proceso de EXTINCIÓN Y DISOLUCIÓN de la organización como si la grave "afectación y conmoción social" serían causadas por la ONG y su capacidad de denuncia en redes y no por la militarización de nankints (territorio shuar) y el DESALOJO forzado del pueblo shuar de su territorio.   Es el gobierno ecuatoriano el responsable de los actos violentos que atentan contra la seguridad interna del Estado y afectan la paz!

Ante esta grave situación, nos solidarizamos con la defensa del territorio del pueblo shuar y con Acción Ecológica, así como demandamos del gobierno del Ecuador el cese del ESTADO DE EXCEPCIÓN, la desmilitarización de la Cordillera del Cóndor y el archivo del proceso de EXTINCIÓN Y DISOLUCIÓN instaurado contra Acción Ecológica.

Nos hacemos eco de la propuesta de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) de pedir la mediación de Naciones Unidas, y exhortamos a los movimientos sociales de América Latina y el mundo a manifestar su solidaridad y a mantenerse vigilantes hasta que se produzca un desenlace pacífico y respetuoso de los derechos.

Diciembre de 2016.-