CARTA DE LA ASOCIACIÓN DE DEFENSORES/AS DEL PÁRAMO DE TANGABANA PDF Imprimir Correo electrónico
Viernes 06 de Enero de 2017 09:59

*LA ASOCIACIÓN DE DEFENSORES/AS DEL PÁRAMO DE TANGABANA PARA ACCIÓN ECOLÓGICA Y A LA SOCIEDAD CIVIL NACIONAL E INTERNACIONAL, Y A LOS REPRESENTANTES POLÍTICOS Y AL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA.*

Presente.

El cuidado de la Tierra Madre es tan antiguo como su origen. Su destrucción es tan reciente como la existencia del ser humano. El ser humano no puede vivir sin la Tierra Madre: Ella, sin él, sí puede. Y de hecho lo ha hecho durante cientos de miles de años desde su formación.

Si no hubiera defensores y defensoras de la Creación, el planeta, la Humanidad no tendría futuro. El afán desmedido de control, extracción y saqueo de lo que llaman “recursos naturales” y la capacidad de devastación de las grandes Corporaciones Financieras es superior a la posibilidad de regeneración que tiene la Tierra.

Por eso, el aviso de cierre de la Organización “Acción Ecológica” nos preocupa, nos duele y nos indigna. Justo en el período en el que se están celebrando los 30 Años de Trabajo, Cuidado, Lucha y Defensa de los Ecosistemas y sus pobladores, por parte de Acción Ecológica, llega la noticia de que quieren disolver Acción Ecológica.

 

No es la primera vez. Esperamos que sea la última. Las numerosas voces nacionales y de muchos rincones del mundo se levantan para decir: No. No al cierre de Acción Ecológica, no a una forma de entender la Vida y la Tierra que prima el interés desmedido y economicista de unas Compañías Extractivas por encima del ser humano, mujer y varón, de los Pueblos, Nacionalidades y Territorios que por siglos han vivido en mutua armonía.

*La Asociación de Defensoras y Defensores del Páramo de Tangabana* eleva su voz junto a otras y pide encarecidamente que sean respetados los Derechos y Legislación vigente en el Ecuador y en el Derecho Internacional así como expresa su solidaridad y apoyo en estos duros momentos para las personas que son parte de la Gran Familia que Acción Ecológica ha ido entretejiendo con su compromiso en favor de la Vida, la Tierra Madre, los Pueblos y Nacionalidades del Ecuador y de muchos países.

Montubios e indígenas, afrodescendientes y mestizos, mujeres y varones, jóvenes, adultos, ancianos y niños hemos sido beneficiados desde hace 30 años por el trabajo, el apoyo, el incansable esfuerzo de Acción Ecológica para que la Dignidad y la Justicia sean respetadas.

No están solas, compañeras, no están solos compañeros. Con ustedes caminamos y al comienzo de este Año 2017 nos sumamos a la Rueda de Prensa donde van a difundir y dar a conocer y Presentar las Pruebas de Descargo ante la amenaza de disolución. La Tierra Madre eleva hoy su Voz y su Grito de Protesta y les abraza en un inmenso respaldo y en una ola de amor y de revolucionaria ternura.  Nosotras y nosotros nos sumamos a ese Grito de la Tierra, que es el grito de los excluidos por este sistema de muerte capitalista que sacrifica la vida de los pueblos por la acumulación obscena de capitales. Estamos con ustedes.

Al Gobierno de la República del Ecuador le rogamos encarecidamente y le exigimos que se someta a la Legislación Vigente y al Derecho Internacional como han señalado los Cinco Relatores Especiales del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y no se deje influenciar por la presión de grupos de poder nacionales y extranjeros, ni por la fuerza del capital, sino por la Humanidad y el Respeto de los Derechos de los Pueblos y de la Tierra Madre.

Nos solidarizamos con el dolor, la lucha  y la rabia de nuestros hermanos y hermanas shuar en la provincia de Morona-Santiago que sufren los desalojos, la militarización y el Estado de Sitio, ante el avance del proyecto minero estratégico Panantza–San Carlos que tiene adjudicada una concesión, para 25 años en un área de casi 41.800 hectáreas, la empresa china ExplorCobres (EXSA). Basta de usurpación de los territorios ancestrales, basta de violencia y represión. Sí al diálogo, sí a la negociación.

Por la Vida, por la Tierra, por el Páramo, por el Agua… nadie se cansa, nadie se cansa, nadie se cansa.