TLC: AGRICULTURA PDF Imprimir Correo electrónico
Viernes 31 de Diciembre de 1999 19:00

AGRICULTURA

La prioridad dada a la discusión de temas agrícolas al interior del ALCA refleja los grandes intereses norteamericanos en esta área. Bajo el supuesto de la liberalización del comercio de productos agrícolas y la eliminación de los subsidios de exportación agropecuaria (prohibición que los países industrializados siempre logran eludir), está el interés de poner el mercado de América Latina a merced de sus empresas de biotecnología y producción de agrotóxicos, y de sus agricultores ineficientes y depredadores.

La experiencia del acuerdo de la OMC sobre agricultura no nos ofrece señales positivas. Aunque allí EE.UU. y la Unión Europea ofrecieron bajar sus subsidios a la producción y exportación de alimentos a cambio de acceder a los mercados del Tercer Mundo, esto simplemente no se cumplió. Los mercados del Sur se forzaron abrirse pero EE.UU. y la U.E. siguen subsidiando fuertemente (tanto en dinero como en combustibles baratos) a sus agricultores, con la consecuencia de no sólo dificultar el acceso a estos mercados, sino bajar el precio mundial y ahogar con productos baratos los mercados que no cuentan con protección nacional. La experiencia de Filipinas y México, en donde los productores de maíz fueron drásticamente afectados por la entrada de maíz barato de EE.UU., debe servir como una advertencia para América Latina.

De acuerdo a las propuestas del ALCA, y si fuera una realidad para el día de mañana, pasado mañana se terminaría con la producción nacional sobre todo de productos agrícolas. Tendríamos un ingreso masivo de maíz transgénico y presas de pollo gringo; carne para hamburguesas europeas etiquetadas en Canadá; soya y maíz transgénicos argentinos con patente estadounidense; pasta de tomates y mayonesa italiana ensamblada en Haití y etiquetada en Canadá; tomates híbridos brasileños comercializados por una transnacional; arroz tailandés nacionalizado canadiense por otra transnacional; cebollas, papas, frijol peruanos adoptados y patentados por la misma transnacional, etc..

Todo esto no generará ni mayores inversiones ni más fuentes de trabajo, sino el mayor empobrecimiento de las economías de nuestros países, todo a nombre del libre comercio.