COMUNIDAD JIMA Y EMPRESA NEWMONT Imprimir
Jueves 02 de Marzo de 1995 13:29

La Comunidad Jima y la Empresa Minera Newmont

Duración del conflicto 1991 hasta 1993.
Ubicación: Comunidad Jima, cantón Cuenca, provincia del Azuay
Iniciadores del Conflicto: Empresa minera de Estados Unidos Newmount Overseas Exploration Ltda.
Actores locales: Organizaciones y comunidad de Jima.
Autoridades y/o involucradas: Dirección Nacional de Minería DINAMI, Ministerio de Energía y Minas, Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Bienes comprometidos: Bosques, biodiversidad, agua, aire, suelos.
Jima es una comunidad situada a 60 kilómetros de la ciudad de Cuenca, al sur-oriente de la provincia del Azuay. Se encuentra rodeada de los bosques protectores Moya Molón y Tambillo. En el bosque protector de Moya Molón nacen las vertientes que alimentan el proyecto hidroeléctrico Paute (el mismo que constituye uno de los principales proveedores de electricidad del país.
Sus habitantes son campesinos que viven de la agricultura y de los recursos de los bosques mencionados. Una parte de ellos se dedica al cultivo de orquídeas.
En febrero de 1992, un tráfico inusual de vehículos, especialmente en las noches, puso en alerta a moradores y a autoridades del lugar. Este movimiento estaba relacionado con la actividad minera que ya estaba iniciando la compañía estadounidense Newmunt Overseas Exploration.
En una reunión, realizada en marzo de 1992, con alrededor de 500 moradores de Gima, autoridades locales, entre las que estaba el Alcalde, y algunos representantes de Newmount, los pobladores decidieron, por consenso, rechazar la actividad minera en la zona. Se consideró que, ante todo, debía primar la vocación agrícola de la tierra. El sustento y trabajo cotidianos que ésta les proveía, no podían ser relegados por actividades peligrosas y temporales.
Eligieron un comité integrado por 7 personas, el mismo que realizó las siguientes actividades: organizó al pueblo para detener los atropellos cometidos por la compañía; denunció públicamente las arbitrariedades cometidas, primero por la compañía al entrar a los predios sin consultar a sus dueños y, segundo, por las autoridades al dar una concesión minera dentro de los bosques protectores Molón y Tambillo.
La compañía, haciendo caso omiso de estas decisiones, se empeñó en disociar a los pobladores, ofreciendo a algunos material de construcción, dinero y alcohol para las fiestas y una carretera para la comuna Zhipta.
Por su parte, el comité impugnó la concesión minera, denunció los trabajos realizados por la compañía en el bosque protector ante el Tribunal de Garantías Constitucionales y ante el INEFAN. Este último, ordenó inspecciones a la zona, ordenó la suspensión de la actividad minera, inició un juicio a la compañía por la construcción de una carretera en el bosque protector y la sancionó con una multa de un millón seiscientos mil sucres.
Instituciones oficiales como el Ministerio de Agricultura y Ganadería y el Instituto Nacional de Electrificación, INECEL, se sumaron al pronunciamiento del INEFAN.
La resistencia de los pobladores, unida a las decisiones oficiales, obligaron a la compañía a retirarse de la zona.

Situación actual

A pesar de que la confrontación terminó, nuevos intereses mineros en la zona hacen prever nuevos conflictos sociales. Actualmente la población sigue en su proceso de fortalecimiento organizacional.