DERRAME ESTACIÓN DE BOMBEO AMAZONAS Imprimir
Sábado 08 de Marzo de 2003 07:09

 

 INFORME DE MONITOREO                                                                        

 

 

8 de Marzo del 2003                                         
Derrame en la estación de bombeo Amazonas
El sábado primero de Marzo, a las 2:30 am, se produjo un derrame de crudo en la Terminal Amazonas del OCP, ubicada en Lago Agrio. Este derrame contaminó el estero Teteye que atraviesa los barrios de El Cisne, Sindicato de Chóferes y Los Ceibos. El 6 de Marzo, manchas de crudo seguían visibles en el estero, aunque los labores de limpieza se habían acabado. La preocupación de los moradores de los barrios vecinos a la Terminal crece.
Según declaración de Miguel Alemán - Protección Ambiental del consorcio OCP-, al periódico El Comercio (3 de Marzo del 2003), 60 barriles de crudo se derramaron en la plataforma y drenajes de la Terminal Amazonas. “El derrame de crudo se produjo cuando los técnicos probaron el sistema de almacenamiento en los tanques de la terminal y una válvula no fue cerrada a tiempo”.
Según un informe del Ministerio del Ambiente, el 94% del crudo quedó retenido en el gravillo de la estación, mientras el 10% (¿!) se derramó al estero central que atraviesa la Terminal. Sin embargo, con las fuertes lluvias que ocurrieron el pasado fin de semana, el gravillo se saturó y el crudo fue a parar en las cunetas que conducen las aguas lluvias, para luego dirigirse y contaminar el estero. Según Emma Aguirre, presidenta del barrio El Cisne, todavía salía crudo de la Terminal el sábado a las 20:00.
Al detectar el problema fueron emprendidas las tareas de limpieza . Se colocaron “salchichas”, boyas de limpieza y otro material de limpieza mecánica en tres puntos de control ubicados a lo largo del estero Teteye. Estos labores se acabaron el día martes 4 de Marzo al estimar completada la limpieza. Sin embargo, el 6 de marzo, pudimos observar manchas de crudo persistentes en el estero Teteye, así como plantas contaminadas y una “salchicha” de limpieza no retirada. (existen fotos, me las pueden pedir)
En esta ocasión, como en todo el proceso de construcción del OCP, falta transparencia y se ocultan hechos que deberían ser de conocimiento público. De hecho, después de ocurrir el accidente, un gran número de trabajadores no pudo ingresar a la Terminal a cumplir con sus labores para evitar que se difunda la noticia del accidente. Por otra parte, en reiteradas ocasiones, empleados del Municipio de Lago Agrio poseedores de una carta del Alcalde Máximo Abad quisieron entrar a la Terminal para averiguar los hechos. Sin embargo, el ingreso les fue negado hasta la fecha.
Con este derrame, crece la preocupación de los moradores vecinos de la Terminal Amazonas. Según Emma Aguirre, el estero Teteye es el único del barrio El Cisne, de 70 familias. Allí se bañan los moradores, juegan los niños y lavan las ropas las mujeres. También sirve como abrevadero para el ganado y otros animales domésticos. Hasta la fecha, el estero Teteye nunca había sido contaminado. Ahora, ya no hay como lavar y los niños se pueden enfermar. Con el accidente del pasado sábado, una cabeza de ganado perteneciendo al Sr. Alfredo Alban murió. Frente a esta situación, la Sra. Aguirre añadió: “Es lamentable que antes de que entre en funcionamiento la Estación Amazonas, ya tengamos problemas de contaminación ambiental, y no se haya preparado a la población adyacente, emprendiendo proyectos de prevención o un plan de contingencia social”. Aguirre, tal como los otros moradores de los barrios vecinos a la Terminal, desconocen la causa del derrame. Preguntaron en reiteradas ocasiones a los trabajadores encargados de la limpieza, pero ninguno les pudo contestar. Lo único que lograron de parte del personal de OCP es la promesa de que alguien vendría de Quito para hablar con ellos, pero hasta la fecha nadie se ha comunicado. Frente a esta preocupante situación, y no dispuestos a esperar en vano, los moradores han decidido reunirse y organizarse para reclamar sus derechos al Consorcio OCP.
Para los vecinos de la Terminal Amazonas, este derrame no es el primer inconveniente ligado a la construcción de la estación a unos pocos metros de sus casas. En el barrio Bellavista, los señores Segundo Rivera y Galo Edisalde (cuya casa se encuentra a sólo 35 metros de la Terminal) sufren desde hace unos 4 meses la contaminación de sus pozos por el polvo levantado durante las operaciones de pulísaje de los tubos, las cuales se realizaban, hasta hace poco, a descubierto y a pocos metros de sus casas. Como resultado de la contaminación del agua, Jenny Estefanía Rivera, de 10 años de edad, tiene el cuerpo cubierto de hongos. Al mismo tiempo, el pase de maquinarias pesadas a provocado el hundimiento de los pilares que soportan la casa del Sr. Rivera, así como el cuarteado de las paredes de varias casas ubicadas el los alrededores de la Terminal. La falta de drenaje de las aguas empozadas por el consorcio OCP puede provocar un aumento de los vectores de enfermedades tropicales, así como la pérdida de vegetación boscosa.
Por otra parte, moradores de los barrios vecinos y habitantes de Lago Agrio se sienten cada vez más engañados por el Consorcio OCP. De hecho, según declara Giuseppe Barna, dueño de la urbanización Las Lagunas, ubicada en el límite de la estación Amazonas, al presentar el proyecto se les dijo que se utilizarían motores eléctricos para bombear y calentar el crudo. Sin embargo, no hay tal y hoy en día se elevan 5 enormes chimeneas las cuales producirán pronto humos tóxicos resultando de la combustión de hidrocarburos, dificultando aún más la vida alrededor de la Terminal Amazonas que fue construida sin la aprobación del Alcalde de Lago Agrio, y por tanto inconstitucional. Para llevar el combustible a la Terminal Amazonas desde el SOTE, un oleoducto de 16 pulgadas y de alta tensión acaba de ser enterrado en ausencia del debido permiso del Ministerio de Energía y Minas, así como de la aprobación del estudio de impacto ambiental requerido para este tipo de obra.
Nathalie Weemaels