5% DEL FEIREP PARA LA REPARACIÓN AMBIENTAL Imprimir
Miércoles 25 de Enero de 2006 13:08

La propuesta de destinar un 5% para reparación ambiental y social podría significar una oportunidad para las miles de familias afectadas por la contaminación petrolera en la Amazonía ecuatoriana, si es que este fondo se orienta a los aspectos críticos, aquellos que unen lo ambiental con lo social, como es el agua y la salud. Lo lógico, es que el dinero del petróleo se destine para reparar los daños ambientales y sociales provocados por el petróleo

 El día 15 de junio del presente año el Congreso Nacional aprobó las Reformas a la Ley Orgánica de Responsabilidad, Estabilización y Transparencia Fiscal. Estas reformas distribuyen los recursos que alimentaban el FEIREP, dentro de los cuales se destina el 5% para la reparación ambiental y social en la Amazonía por efecto de los impactos producidos por la industria hidrocarburífera y minera. La propuesta de destinar un 5% para estos fines, de ser aprobada por el Legislativo y Ejecutivo, podría significar una luz para las miles de familias afectadas por la contaminación petrolera en la Amazonía ecuatoriana.

Miles de familias de las zonas petroleras viven bajo la influencia de la industria petrolera, lo que ha causado uno de los mayores desastres ambientales y de salud pública del continente.

Desde 1967, año en el que se descubrió el primer pozo productivo, este desastre ecológico está afectando principalmente a familias de colonos inmigrantes de todo el país que se radicaron alrededor de los pozos y estaciones petroleras. Afecta también a comunidades indígenas que viven aguas abajo de esta infraestructura y a pueblos indígenas desplazados por estas actividades, que perdieron sus territorios ancestrales.

Las provincias más afectadas por las actividades petroleras son Orellana y Sucumbíos donde se extrae la mayor parte de la riqueza petrolera del país, tanto por la empresa estatal como por privadas. Irónicamente, aquí se registra la más alta tasa de cáncer del país, así como de otras enfermedades relacionadas con la contaminación. La gente ha enfrentado durante todos estos años la muerte de sus animales y cultivos; no cuentan con agua segura.

Las Nacionalidades Indígenas Siona, Secoya, Cofán, Huaorani y Kichwa perdieron casi todos sus territorios ancestrales como consecuencia del desarrollo petrolero y han sido las más golpeadas por la contaminación que afecta a los principales ríos de la región de los cuales dependen para su suministro de agua y pesca. El grupo no contactado de los Tetetes desapareció por completo durante los primeros años de actividades petroleras.

La utilización estratégica del 5% del FEIREP para la restauración ambiental y social de la Amazonía es una forma de hacer justicia con estos pueblos olvidados de manera sistemática por los gobiernos de turno, víctimas de un modelo petrolero del que sólo han recibido los impactos.

Las prioridades de inversión para aliviar la dramática situación de las poblaciones afectadas deberían ser: sistemas de agua potable segura libres de contaminantes, sistema de monitoreo de salud y apoyo médico directo a los afectados; promoción de alternativas productivas a quienes hayan sido afectados productivamente por las actividades petroleras, remediación y saneamiento ambiental de las zonas afectadas por el petróleo, planes de manejo territorial que contemplen la problemática ambiental.

Es hora de que el Estado utilice de manera inteligente los recursos del petróleo para recompensar a las familias que han sufrido tanto de la explotación de un recurso que ha generado enormes ingresos al país y que ha empobrecido a la población que vive en las zonas petroleras. En un mapa de la pobreza que se realizó en 1990 se demostró que los cantones de Sacha y Shushufindi estaban en los primeros lugares de pobreza y coincidencialmente son los cantones donde se ubican los campos petroleros mas grandes y productivos del país.

En el tema de remediación ambiental en el país, la empresa Texaco no limpiaba los derrames que provocaba. Dejaba que la lluvia haga la limpieza y en el mejor de los casos, prendían fuego a los derrames hasta que el crudo se consumiera. Después, Petroecuador solía contratar cuadrillas conformadas por los mismos propietarios de las fincas afectadas y les hacía un contrato para que ellos mismos se encarguen de la “limpieza” que consistía en recoger con las manos, sin protección de ningún tipo, el crudo y la vegetación impregnada de petróleo de los ríos y suelos y depositarlos en unos agujeros hechos en el suelo, directamente en la tierra y sólo en el mejor de los casos dentro de fundas de basura. A veces, procedían a prenderles fuego y a tapar los hoyos. Todavía hoy, en muchos lugares, se pueden encontrar estos agujeros eliminando crudo, normalmente ubicados cerca de esteros, ríos y lagunas.

Actualmente no se ha avanzado mucho. Cuando hay un derrame se contrata empresas remediadoras que colocan barreras de contención en los ríos y esteros para evitar que se extienda el derrame, recuperar el todo crudo que sea posible, y luego aplicar métodos químicos o biológicos para degradar el crudo sobrante. Por este trabajo dichas empresas cobran grandes cantidades de dinero. Sin embargo los resultados no son positivos pues en la mayoría de los casos la contaminación continúa después de la remediación. Como ejemplo tenemos que la empresa Ecuavital cobró 15 millones de dólares por limpiar un derrame de 300 barriles de crudo ocurrido en mayo del 2004 en el pozo Pacayacu 2 y según moradores del lugar el agua del río sigue contaminada hasta ahora.

No es justo que se siga derrochando los recursos económicos de esa manera y no se atienda a la población que lo necesita.

Es importante aclarar que este fondo debe destinarse prioritariamente a los afectados por la operación petrolera y no confundir con fondos para conservación o para remediación en donde entidades privadas y ONGs de conservación lo destinarían a manejo de áreas protegidas o las grandes empresas remediadoras harían sus millonarios negocios sin importar que en la zona los campesinos sigan sin agua y estén muriendo de cáncer.

Otro factor importante de vigilar es que el Reglamento de esta ley que esta siendo elaborado en estos momentos no vaya a contradecir los principales objetivos que son: aliviar el sufrimiento de miles de ecuatorianos amazónicos afectados por el petróleo y estabilizar social y políticamente las provincias petroleras.

La aplicación de este fondo para brindar agua segura y servicio de salud se basa en el derecho que tiene esa población igual que el resto de ciudadanos ecuatorianos a tener una vida digna y a vivir en un medio ambiente sano. Estos derechos están amparados en la Constitución Art. 23 numerales 6 y 20 y Art. 42 por lo tanto es una obligación del Estado.

Una vez aplicado este fondo se puede conocer el costo de los pasivos ambientales dejado por las empresas, a las que se debe pasar la factura en última instancia. De ninguna manera se pretende liberar de responsabilidad a los autores del desastre ecológico de la Amazonía.

Esta es una prioridad de Estado, es un asunto de seguridad nacional.



Escribe una carta (abajo modelo) a las autoridades respaldando esta propuesta. Las direcciones son:
Presidencia de la República Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla Fax 2580748 2580779
Ministro de Economía Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla Fax: 2505256
Presidencia del Congreso Nacional Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla Fax 2953877

Quito, ..... de Junio de 2005

Sr. Dr.
Alfredo Palacio
PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DEL ECUADOR
Presente.

Sr. Dr.
Wilfrido Lucero
PRESIDENTE DEL CONGRESO NACIONAL
Presente

Sr. Econ.
Rafael Correa
MINISTRO DE ECONOMIA Y FINANZAS
Presente

De mi consideración

A través de la presente queremos hacerle llegar nuestra decisión de respaldar las Reformas a la ley Orgánica de Responsabilidad, Estabilización y Transparencia Fiscal en lo que tiene que ver a la distribución a los recursos que alimentaban el FEIREP especialmente en lo referente a destinar un 5% para la reparación ambiental y social en la Amazonía por efecto de los impactos producidos por la industria hidrocarburífera y minera.

Respaldamos esta propuesta basados en la información que es de conocimiento público sobre los severos impactos que la actividad petrolera ha causado a la población y los ecosistemas amazónicos. Los pobladores de las provincias de Orellana y Sucumbíos de manera principal son victimas de la contaminación petrolera lo que ha determinado que estas poblaciones sufran los índices de cáncer más altos del país. El drama de estas familias es tal que en algunos casos en una sola casa hay dos y tres enfermos de cáncer.

La aprobación de las reformas al FEIREP que incluyen un 5% para la reparación ambiental y social de la Amazonia podría abrir una puerta para destinar recursos a beneficio de estas familias, los mismos que deberían invertirse prioritariamente en sistemas de agua potable y salud. La gran concentración de pozos existente en algunos lugares de esta región determina que la mayor cantidad de cursos de agua y las aguas subterráneas estén contaminadas con hidrocarburos incluyendo los mortíferos hidrocarburos policíclicos aromáticos, Cromo, Vanadio y otros metales pesados.

Nos mantendremos vigilantes para que tanto la Ley como el Reglamento que la regule no se desvíen de los justos fines que pretenden

Sin otro particular, me suscribo de usted

Atentamente