CARTA ABIERTA EN DEFENSA DEL PARQUE NACIONAL YASUNÍ Imprimir
Jueves 26 de Mayo de 2005 19:00

CARTA ABIERTA A UNESCO, PETROBRAS Y A LOS GOBIERNOS DE ECUADOR Y BRASIL EN DEFENSA DEL PARQUE NACIONAL YASUNÍ


Gonzalo Halffter Sala. Presidente del Buró del Comité de als Reservas de la Biósfera
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
Wilson Torres Espinosa. Presidente Comité Ecuatoriano de Reservas de la Biosfera
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
José José Eduardo de Barros Dutra. Presidente de Petrobras
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
Maria Augusta Carneiro Ribeiro
Ouvidoria: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
Con copia:
Ana Cecilia Albán: Ministra del Ambiente – Ecuador Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
Presidente da República: Luiz Inacio Lula da Silva Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
Ministro Nilmário Miranda Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
Secretaria especial de direitos Humanos
Milas Evangelista Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
Gerente de segurança, Meio Ambiente, Saúde e Qualidade (area internacional)
Flavio Torres Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
Coordenador de Articulação externa( area internacional)

De nuestras consideraciones:
La integridad del Yasuní, Parque Nacional que es reserva de la biosfera y Territorio Huaorani está amenazado y cada una de ustedes tienen un grado de responsabilidad y obligaciones de actuar con urgencia.

La amenaza es el proyecto petrolero del Bloque 31, cuyas acciones significarán “descargas de efluentes al ambiente, entierro de desechos de perforación en el sitio, construcción de carreteras, un oleoducto parcialmente enterrado, un incinerador” (descrito en el estudio de impacto ambiental), entre otros impactos. La única razón para continuar con el proyecto es que los pozos de exploración ya están construidos y se quiere aprovechar la inversión para sacar el poco petróleo que contienen. Es sin duda un proyecto absurdo.

La reserva de biosfera Yasuní, es uno los lugares con mayor endemismo y biodiversidad del mundo. De acuerdo a un estudio realizado por 59 científicos que han trabajado en el Parque se demuestra que el Yasuní protege una región de extraordinario valor por su biodiversidad, su herencia cultural y por poseer paisaje naturales intactos. Esta región ostenta niveles de biodiversidad en muchos grupos taxonómicos que sobresalen a nivel mundial. Por ejemplo, con 2274 especies de árboles y arbustos, el parque protege una comunidad de árboles más diversa del mundo. Hay casi tantos árboles y arbustos como todo el territorio de Estados Unidos y Canadá. Esto, para señalar sólo algunos datos.

En el Ecuador, los Parques Nacionales son las áreas protegidas con el estatus de conservación más alto, por lo que es inadmisible que se haya aprobado una concesión petrolera en la zona núcleo del Parque, como es el caso del Bloque 31.

Mediante el Decreto Presidencial #552 del 29 de enero de 1999, la zona sur del Parque fue declarada como Zona Intangible, para asegurar la sobrevivencia de las comunidades en aislamiento voluntario, Tagaeri-Taromenane. El Bloque 31 es parte del territorio de migración de estas comunidades, por lo que la presencia de la empresa Petrobrás podría poner en riesgo su sobrevivencia.

Petrobrás insiste en continuar con sus operaciones en el Yasuní a pesar del rechazo de la comunidad científica nacional e internacional, de ambientalista ecuatorianos y de dirigentes sociales.

Además Petrobrás está operando desde el año 2002 en el Bloque 18. Allí la operación de la empresa ha causado impactos sociales y ambientales por la construcción de un oleoducto , que se efectuó bajo amenazas de encarcelación a quienes se opusieron y preparó un plan expropiación de tierras.

Ya está circulando información económica que demuestra que las empresas petroleras están perjudicando económicamente al país.

De la misma manera se ha denunciado la tragedia social, cultural y de salud que padece el pueblo Huaorani y los impactos ambientales sobre el Parque Nacional provocado por las operaciones petroleras ya existentes en el Yasuní
NO DEJEMOS QUE ESTA TRAGEDIA SE REPITA

Por eso, hacemos un llamado a Petrobrás para que se retire del Yasuní, a la UNESCO y al Ministerio del Ambiente del Ecuador que exijan la realización de una auditoria completa de las actividades petroleras existentes, y que se prohíba cualquier nueva actividad petrolera en el Yasuní.
 

Enviar mensaje