no-comemos-cuentos

siteon0-1542c

sosae

ae 30

 ceremonia

imagen epu2

eroor

ORGANIZACIONES AMIGAS

ieetm

clinica

rallt

tegantai

amazon

yasus

qqwq

 

ECUADOR LIBRE DE TRANSGENICOS 29 PDF Imprimir Correo electrónico
Lunes 08 de Diciembre de 2008 04:54

ECUADOR LIBRE DE TRANSGÉNICOS 29

PLANTAS TRANSGÉNICAS CON GENES DE RESISTENCIA A ANTIBIÓTICOS


Algunas de las plantas transgénicas que se están cultivando ya, contienen genes de resistencia a antibióticos, pueden ser absorbidos por los microorganismos del suelo o por las bacterias patógenas que se encuentran en los intestinos de animales y humanos y, por tanto, hacerse invulnerables a los antibióticos en cuestión. También pueden ser recogidos por bacterias benéficas que los pasar a otras patógenas al entrar en contacto.

El gen de resistencia a los antibióticos se encuentran en todas y cada una de las células de la planta manipulada genéticamente. Al cultivar en grandes extensiones de un cultivo transgénico que contiene los genes de resistencia a antibióticos, miles de millones de estos genes son liberados al medio ambiente. Todos los hallazgos científicos hasta la actualidad demuestran que el gen de resistencia a los antibióticos puede ser absorbido por las bacterias intestinales de animales y humanos y por los microorganismos del suelo.



Aunque son muchos los genes de resistencia a antibióticos utilizados en las plantas transgénicas, hay cuatro que merecen una especial atención:

Con una sola mutación del gen de resistencia a la ampicilina (gen "bla”) los patógenos pueden inactivar a los cefalosporinos (un grupo de antibióticos de la familia de los beta-lactámicos), por lo que confiere resistencia no sólo a la ampicilina sino también a otra serie de penicilinas como la penicilina G, la penicilina V, la amoxicilina, la propicilina o la fenoximetipenicilina. Otros muchos antibióticos de la misma familia, podrían también verse afectados, como la feneticilina, meticilina, flucoxicilina o cloxacilina. Estos antibióticos se encuentran aun hoy en día entre los de más amplia utilización para combatir diversas enfermedades.  

El gen de resistencia a la canamicina y la neomicina, (gen nptII o aph3’-2).  La canamicina puede ser utilizado cuando la penicilina u otras drogas menos tóxicas son ineficaces, para infecciones de huesos, tracto respiratorio, piel, tejidos, abdominales y del tracto urinario. Es uno de los pocos fármacos que todavía son útiles para la lucha contra la bacteria que causa la tuberculosis. Estos antibióticos, pertenecientes a la familia de los aminoglicósidos, podrían afectar a la efectividad de otros como la neomicina, la estreptomicina, la gentamicina o, incluso a los de nueva generación, como la tobramicina y la amicacina.

El gen de resistencia a la amicacina (el gen nptIII o aph3’-3). La amicacina es observado como un antibiótico de "reserva" en la medicina humana. Se utiliza lo menos posible para evitar generar resistencia entre las bacterias. La amicacina es un antibiótico de nueva generación de la familia de los aminoglicósidos. Tiene una amplia utilidad para el tratamiento de enfermedades infecciosas, en especial en personas con inmunodeficiencias o cuyas bacterias presenten un alto grado de resistencia a otros antibióticos.

El gen aad3’’3, que confiere resistencia a la estreptomicina y a la espectinomicina, está siendo utilizado en algunas plantas transgénicas, como el algodón de Monsanto. Si bien la espectinomicina se utiliza casi exclusivamente, aunque cada día menos, para el tratamiento de la gonorrea, la estreptomicina todavía tiene gran utilidad en medicina, ya que es utilizada para el tratamiento de infecciones severas como la endocarditis (infección bacteriana en las válvulas cardiacas). Además, dada la cada vez mayor resistencia de enterococos, estafilococos y estreptococos a la gentamicina, la estreptomicina alcanza mayor interés como antibiótico aún útil.