no-comemos-cuentos

siteon0-1542c

sosae

ae 30

 ceremonia

imagen epu2

eroor

ORGANIZACIONES AMIGAS

ieetm

clinica

rallt

tegantai

amazon

yasus

qqwq

 

ECUADOR LIBRE DE TRANSGENICOS 31 PDF Imprimir Correo electrónico
Lunes 08 de Diciembre de 2008 04:56

ECUADOR LIBRE DE TRANSGÉNICOS 31

PERSISTENCIA DE LA PROTEÍNA TRANSGÉNICA BT EN EL SUELO


Un tipo de cultivo transgénico cultivado a gran escala son los que poseen resistencia a insectos.  Estos cultivos han sido manipulados con los genes de una bacteria del suelo llamada Bacillus thuringiensis, por lo que se los conoce con el nombre de cultivos Bt.

Esta bacteria produce una gran cantidad de toxinas que destruyen el tracto digestivo de los insectos, por lo que tiene capacidad insecticida. Cuando se introduce en una planta los genes que sintetizan estas toxinas, se convierte toda la planta en insecticida.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva York y el Laboratorio de Ecología de Suelos del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas estudiaron los efectos el movimiento vertical en el suelo de una de las toxinas insecticidas de la bacteria llamada Cry1AB.


Esta proteína fue valuada en columnas de suelo purificadas, como exudados de la raíz de maíz Bt y como residuos de maíz de Bt.  Se avaluó además distintos niveles de arcilla en el suelo.

Los investigadores encontraron que en suelos que contienen altas concentraciones de arcilla, la persistencia de la proteína Cry1Ab y su adherencia a las partículas del suelo era muy fuerte. Del mismo modo, la   concentración de Cry1Ab fue más alta en suelos superficiales de tierra,  indicando que la proteína podría ser transportada hacia aguas superficiales a través de la escorrentía y la erosión.

Por otro lado, la proteína fue lixiviada fácilmente en suelos con concentraciones más bajas de arcilla, indicando que podría contaminar agua subterránea.

En ambos casos, la proteína transgénica sobrevive a la planta transgénica y mantiene su capacidad insecticida. En el caso de los suelos arcillosos, la proteína permanece en los suelos superficiales afectando a los organismos presentes, y al ser arrastrada a las fuentes de agua, también la contamina.

En el caso de suelos no arcillosos, la contaminación alcanza a las aguas subterráneas que en muchos casos es la única fuente de agua tanto para el consumo humano como para la agricultura.

La proteína estuvo ausente en las columnas en las donde se había sembrado o agregado residuos de maíz no-Bt.

Fuente: Deepak Saxenaa, Saul Floresb y G. Stotzky.
Soil Biology and Biochemistry
Volume 34, Issue 1, January 2002, Pages 111-120