PUBLICACIONES

Respuesta de los pueblos a la Cumbre de alto nivel sobre diversidad biológica

La Cumbre de Biodiversidad de la ONU que tendrá lugar el 30 de septiembre de 2020, centrará la atención del mundo sobre la crisis de la biodiversidad y la urgente necesidad de actuar. Sin embargo, nos preocupa que esta Cumbre no proporciona el tiempo necesario para un diálogo significativo y no garantiza la participación adecuada de la sociedad civil, en particular de los grupos más afectados por la destrucción de la naturaleza que desempeñan un papel clave en preservar la biodiversidad.

Denunciamos el hecho de que no ha habido un proceso democrático para que la sociedad civil designe oradores que reflejen nuestra voz. Condenamos el hecho de que los pueblos indígenas, las comunidades locales, las mujeres, las y los jóvenes, los sistemas agrícolas consuetudinarios e indígenas y los productores de alimentos a pequeña escala no estén representados adecuadamente a través de sus organizaciones mientras que la Cumbre otorga un papel destacado a algunas de las mayores corporaciones y entidades financieras más grandes del mundo quienes se encuentran entre los más responsables por la destrucción de la biodiversidad.

Recordamos a los estados que tienen la obligación de proteger la biodiversidad, pero también deben garantizar la realización de los derechos humanos. Esto requiere garantizar la participación efectiva de las personas y las comunidades como titulares de derechos así como la rendición de cuentas de los estados con respecto a sus compromisos.

También instamos a los estados a participar de buena fe en el proceso hacia un ambicioso Marco Global de Biodiversidad que se derive de manera compatible de todas las disposiciones del CDB como una herramienta directa para implementar, no solo algunas otras metas voluntarias seleccionadas, sino la totalidad debida de las obligaciones legales del CDB – bajo los auspicios del Convenio de Diversidad Biológica (CDB). La cumbre del alto nivel no debe adelantarse a este proceso, sino apoyar las próximas negociaciones y acuerdos en el CDB, que es el espacio de la ONU dedicado a este debate.

Para superar las profundas crisis ecológicas actuales, el nuevo Marco Global de Biodiversidad debe abordar las causas fundamentales de la pérdida de biodiversidad y allanar el camino hacia un cambio verdaderamente transformador que:

Se base en los compromisos que los estados han acordado bajo el CDB, los principios fundamentales del derecho ambiental y el marco internacional de derechos humanos, incluido también que: el CDB legalmente obliga sus partes a «regular o gestionar» «actividades que tengan o puedan tener impactos adversos significativos sobre la conservación y el uso sostenible» (1) «para asegurar que las actividades dentro de su jurisdicción o control no causen daños «a la diversidad biológica» independientemente de dónde ocurran sus efectos «, dentro o» más allá de los límites de la jurisdicción nacional «» dentro o fuera de las áreas protegidas «. (2)

Establece una fecha límite para des-invertir en actividades que destruyen la biodiversidad y re-dirigir los incentivos perversos. No tiene sentido pedir mayores inversiones en la conservación de la biodiversidad si los gobiernos continúan invirtiendo mucho más en subsidios, incentivos fiscales e infraestructura y otros proyectos que dañan la biodiversidad.

Además, el consumo y la producción insostenibles actuales, una de las principales causas de la pérdida de diversidad biológica, no pueden abordarse mediante enfoques voluntarios. Por lo tanto, lo que se necesita es un cambio sistémico que incluya fuertes medidas de política respaldadas por las medidas reglamentarias necesarias.

Se centra en un sólido enfoque basado en derechos que: protege, respeta y cumple todos los derechos humanos, en particular los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales, así como de los campesinos y otros productores de alimentos a pequeña escala; realiza el derecho a un medio ambiente sano; reconoce los derechos de la Madre Tierra a existir y florecer con diversidad y reconoce el ecocidio como un crimen internacional.

Crear condiciones propicias y reducir los obstáculos para la implementación de la soberanía alimentaria, la agro-ecología, la agricultura familiar y la pesca en pequeña escala y las iniciativas locales a pequeña escala de manera que también mejoran la biodiversidad agrícola inherente a las semillas campesinas, las razas de ganado y la pesca local.

Incluir un monitoreo adecuado y eficaz basado en la totalidad de las obligaciones del CDB, sistemas de revisión y rendición de cuentas basados en un enfoque de derechos, armonizados a nivel del CDB y teniendo en cuenta las capacidades de los países en desarrollo para proporcionar el apoyo que puedan necesitar asegurando de que la aplicación es efectiva para prevenir la creciente pérdida y degradación de la biodiversidad global. Estos sistemas de monitoreo también incluirán una revisión crítica por parte de actores de interés público no estatales e incluirán la implementación del Artículo 20 del CDB. (3).

Hemos probado todos los enfoques voluntarios y basados en el mercado desde Río y la evidencia del fracaso se está acumulando. Ha llegado el momento de una fuerte inversión pública que pueda generarse mediante la redistribución de la riqueza por medios probados en el tiempo: impuestos y pagos por deudas ecológicas. No podemos permitirnos repetir los errores del pasado:

Objetivos generales para aumentar las áreas bajo protección no detendrán la pérdida de biodiversidad. Hasta ahora, las áreas protegidas no han evitado la aceleración de la pérdida de biodiversidad, sino que han canalizado los crecientes impactos de nuestra vida que degradan la biodiversidad y el consumo excesivo en otras partes de la Tierra que ya han sufrido más por la degradación. Las áreas protegidas a menudo han sido mal diseñadas y mal gobernadas, basadas en las prioridades de financiamiento oportunista, aprovechadas por su valor en relaciones públicas y con una gobernanza de arriba hacia abajo que ha dañado a las comunidades locales y violado los derechos humanos en lugar de promover la equidad. Su valor se ha visto socavado aún más debido al crecimiento exponencial de la explotación y la extracción que se producen en paralelo.

La evidencia creciente muestra que los territorios indígenas y las tierras y bosques administrados por la comunidad son más efectivos para la conservación de la biodiversidad que las áreas protegidas. Cualquier acción a favor de la biodiversidad, incluido el Marco Mundial para la Diversidad Biológica posterior a 2020, debe colocar a los pueblos indígenas, las comunidades locales, las mujeres, la agricultura indígena y los pequeños agricultores al frente y al centro de los esfuerzos futuros para conservar la biodiversidad. En la actualidad, el borrador del marco global para la biodiversidad ni siquiera ofrece un nivel mínimo de protección de sus derechos.

El concepto de soluciones basadas en la naturaleza permanece inexplorado en el contexto del CDB y podría socavar el enfoque de ecosistemas establecido desde hace mucho tiempo del CDB para proteger y conservar la biodiversidad. Esta exagerada atención a las soluciones basadas en la naturaleza es utilizada, por ejemplo, por los emisores de combustibles fósiles para compensar sus emisiones y así seguir emitiendo.

No podemos dejar de abordar un riesgo importante – la enfermedad zoonótica y futuras pandemias – en la política de biodiversidad para la próxima década. Al pasar por alto el concepto de Una Salud y Un Bienestar, las conexiones entre la salud y el bienestar humanos y la salud y el bienestar de las plantas, los animales y los ecosistemas, la versión actual del marco global para la biodiversidad, no aborda el riesgo inminente de futuros brotes de enfermedades zoonóticas. Debemos eliminar las prácticas que amenazan la salud y el bienestar de la vida de la Tierra en su diversidad, y hacer la transición hacia patrones de consumo más saludables y sostenibles.

El mundo atraviesa múltiples crisis que amenazan nuestra supervivencia. La pérdida de biodiversidad está intrínsecamente relacionada con la crisis climática y la pandemia actual, así como con desigualdades inaceptables, que a su vez son producto de un sistema depredador de producción y consumo que se basa en la extracción y explotación, provocando la destrucción de los sistemas de soporte vital.

Las tecnologías nuevas y emergentes, como la biología sintética y la edición del genoma, incluida la liberación de organismos modificados genéticamente que contienen impulsores genéticos modificados, no son «soluciones», pero tienen el potencial de agravar nuestras crisis actuales.

Debemos dirigirnos en camino de lograr la Armonía con la Naturaleza para el 2050. El planeta solo se puede preservar «a través de un cambio de paradigma de una sociedad centrada en el ser humano a un ecosistema global centrado en la Tierra» y la ONU debe «ser el campeón del no antropocentrismo y una voz en nombre del mundo natural y desempeñar un papel de liderazgo para una transición global centrada en la Tierra del siglo XXI, en la que las vidas de todas las especies humanas y no humanas son importantes. (4)

No podemos esperar a más informes que indiquen lo que ya es obvio y bien conocido, a saber, la velocidad alarmante de la destrucción de la biodiversidad y nuestra incapacidad para tomar medidas. Lo que necesitamos es una acción valiente para transformar los sistemas económicos y los modelos de desarrollo de una vez por todas.

Notas y referencias

Artículos 7 (c) y 8 (l) del CDB 2. Artículos 3, 4 (b) y 8 (c) del CDB. 3. Documento de lo que debe y no debe hacer que contiene elementos más detallados de las posiciones de la sociedad civil. 4. A / 75 / 266

https://globalforestcoalition.org/wp-content/uploads/2020/09/Respuesta-de-los-pueblos-.pdf

Compartir:

CONTACTO
  • Alejandro de Valdez N24-33 y Av. La Gasca, Quito, Ecuador

  • +593 2 321 1103
  • informacion@accionecologica.org
ENVÍANOS UN MENSAJE